Llevamos a cuestas siglos de machismo y heterosexualidad obligada, pero ya nadie nos volverá a meter en el armario.

Gracias a las que fueron valientes y tuvieron la fuerza, hace 50 años, para empezar la lucha por los derechos de los que hoy disfrutamos. Disidencia es resistencia!